Garbiñe se corono como Maestra en Guadalajara

Hace una semanas era impensable para la mayoría de personas que Garbiñe Muguruza pudiera llegar a ganar las Akron WTA Finals. Aunque ganó en Chicago al final del verano, encandenó después de eso una serie de derrotas que no invitaban a la esperanza, y menos después de la derrota sufrida en Moscú a manos de la que ha sido su rival dos veces en este torneo, Anett Kontaveit.

Garbiñe con su trofeo – Fuente getty

Pero Garbiñe ha sabid prepararse no solo físicamente, si no que también mentalmente para este torneo, donde debido a la altura y las grandes rivales con las que se encontraría en pista, era muy necesario. Finalmente y callando muchas bocas, Garbiñe ha vencido a Anett Kontaveit 6-3 y 7-5 para coronarse campeona de las WTA Finals en Guadalajara.

No empezó bien el torneo para la caraqueña, que perdió contra su bestia negra, Karolina Pliskova, pero supo rehacerse y no se hundió por una derrota, sabía que si ganaba los dos siguiente partidos estaría en la fase final del torneo. Y eso hizo, remontada ante Krejcikova y victoria ante Kontaveit en fase de grupos. Y a partir de aquí salió la mejor Garbiñe, aquella que en 2017 ganó dos Grand Slams y fue nº1 del mundo. Dio un recital ante Paula Badosa y esta noche ha vuelto a dar otro ante la estonia, que aunque lo ha intentado, no ha sabido como jugarle a la hispano venezolana.

El primer set empezó de la mejor manera para Garbiñe. Apretó a Kontaveit y jugó a ese nivel que se vuelve imparable. Anett no pudo reaccionar y cometió muchos fallos dado el nivel de exigencia a la que la sometió su rival. Cuando ya todo parecía encarrilado Garbiñe tuvo un pequeño lapsus que le hizo perder un saque que igualaba la contienda, pero Mugu sabía lo que tenía que hacer y siguió machacando a su rival hasta conseguir los dos breaks que le darían el set.

En el segundo set Kontaveit reaccionó, no podía ser que una jugadora que ha hecho el final de temporada que ha hecho se fuera sin competir a su gran nivel, y empezó a contraatacar. Le funcionó, hasta el punto que se puso 3-5 arriba, a solo un saque de llevarse el set y forzar el tercero, pero Garbiñe tenía la moral por las nubes y sabía a que había venido. Le metió 4 puntos seguidos para darle la vuelta al marcador y llevarse el set por 7-5.

Garbiñe hace historia para España y gana su 10º título profesional que engorda su palmarés con 2 Grand Slams y ahora el título de Maestras, además de cerrar el año TOP 3 del ranking mundial, que junto con el nº8 de Paula Badosa, se cierra el año con dos españolas en el TOP 10 de la clasificación. Ahora toca descansar y preparar el 2022 de la mejor manera para seguir a este nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.